Descripción

La exposición “Arissa. La sombra y el fotógrafo 1922-1936″, pretende recuperar la figura de Antoni Arissa, uno de los más destacados representantes españoles de la vanguardia fotográfica cuya obra permaneció prácticamente desconocida durante ocho décadas.
Antoni Arissa Asmarats nace en Barcelona en 1900 en una familia de impresores. A partir de 1920 se hace cargo de la empresa. Con solo 22 años obtuvo su primer premio en la revista Criterium, en 1924 fue galardonado en el Ateneo Obrero de Gijón y en 1925 recibió el Premio de honor de Figueras.
También obtuvo diversos premios internacionales y su trabajo fue seleccionado para exposiciones como la II Exposition internationale d’Art Photographique de Saint Etienne, junto a autores como Frantisek Drtikol o Jaromír Funke. En 1935, la revista Art de la Llum dedicó un número
monográfico a Antoni Arissa que coincidió con la exposición de la Sala de Exposiciones del Centro Popular Catalanista de Sant Andreu.
Antoni Arissa (Sant Andreu 1900 – Barcelona 1980) fue probablemente el fotógrafo que aplicó de un modo más interesante los principios de la Nueva Visión en España. Diseñadores gráficos, tipógrafos e impresores -junto a los fotógrafos publicitarios- fueron en ese momento los primeros en utilizar los recursos promovidos por las vanguardias. La paulatina implantación de los principios de la typophoto, promovidos por Laszlo Moholy-Nagy, propició el nacimiento de un nuevo lenguaje visual en el que la fotografía se convirtió en la sustituta del dibujo, renovando el diseño de carteles, libros, revistas y periódicos. Arissa, impresor de oficio, se inserta plenamente en esta tendencia.
Al terminar la Guerra Civil, desparecidos los medios de difusión de la modernidad, Arissa reduce su actividad artística y, poco a poco, va cayendo en el olvido. A principios de la década de 1990, la exposición Las vanguardias fotográficas en España, recogió 6 fotografías de Arissa, iniciando así el proceso de recuperación de su figura.

Comentarios

Deja un comentario